La Biblioteca digital (I)

Deja un comentario

Por Francisco M. Velásquez A.

Todo mi interés por la biblioteca digital nació del deseo de leer un libro que está haciendo furor en el medio literario: Cincuenta sombras de Grey, una novela erótica de la escritora británica E. L. J., publicada en el 2011 y que hace parte de una trilogía en la que narra la relación, ( con toda su truculencia sexual), entre una recién graduada de la universidad, Anastasia Steele y un joven magnate de negocios, Christian Grey.
De este libro se han vendido 31 millones de copias en todo el mundo; por supuesto que el libro digital se puede comprar en la editorial Grijalbo, empresa que lo tradujo al español en el 2012, pero lo que yo deseaba era prestarlo en una biblioteca pública como e´Book y bajarlo a mi e’Reader.
Estaba entusiasmado con mi proyecto después de conseguir en formato pdf. Adobe Reader, el capítulo 7 del libro de la página 114 a la página 124. Y hasta ahí llegué.
En mi entorno, la bella y acogedora ciudad de Medellín y en Bogotá, la llamada otrora la Atenas Suramericana, los libros de actualidad solo están en pasta dura y hay miles, si así como suena miles e´books que se pueden adquirir de manera gratuita en varios formatos pero la inmensa mayoría de ellos, con los años de upa, así sean joyas de la literatura universal.
Ahora vengo al cuento: ¿qué bibliotecas digitales tenemos en nuestro entorno y qué parte de ella hace en la biblioteca tradicional? La biblioteca digital la tenemos hoy como un lugar común en el mundo informático, por lo que debemos conocer, cuál es su definición, su paradigma, sus características y su peculiaridad para entenderla.
Con el libro de pasta dura en muchos hogares se han formado pequeñas y medianas bibliotecas, de igual modo conocemos bibliotecas públicas en grandes superficies, en instituciones educativas, corporaciones y entidades estatales y éstas por conocidas nos generan un concepto de biblioteca sin necesidad buscar una definición para el término.
Debemos hacer lo mismo para ahorrar camino y no entrar en la definición de lo que es una biblioteca digital, porque no sabemos si estamos creando una, como cuando amontonamos libros de pasta dura en un anaquel o simplemente estamos accediendo a información electrónica para crear algo que se parece a una biblioteca virtual que vamos alojando en nuestros dispositivos electrónicos, sean estos servidores, computadores, CD, memorias USB, aquí, allá u acullá si es en la nube, que ya sabemos cuál es. Digamos pues que una biblioteca digital es algo que virtualmente se asemeja a una biblioteca.
Por ejemplo en Colombia tenemos la Biblioteca Virtual en la Biblioteca Luis Ángel Arango, que fue creada en 1996 y pone a disposición materiales, contenidos e información, relacionada con Colombia y autores colombianos, de acceso gratuito y libre siempre y cuando se realice en un solo ejemplar para uso privado y sin fines de lucro.
No obstante lo dicho, debemos concluir que cuando hablamos de biblioteca digital se requiere que la fuente de información esté disponible sin importar donde resida físicamente e independiente de quienes se hayan encargado de su procesamiento y almacenamiento.
A agregamos además, que existen repositorios o depósitos digitales donde se guarda información virtual en un sitio Web centralizado, donde se actualiza y da mantenimiento a la información, caso de las universidades que referencian su propio sitio Web. Este puede ser de acceso público o restringido, al estar protegido requiere una autenticación previa para su uso.
Los repositorios o depósitos más conocidos corresponden a la academia y al sector institucional, el objetivo de los mismos se centra en organizar, preservar y difundir la producción intelectual que realizan las entidades en el campo e la investigación científica.
En el año 2011, la Biblioteca Digital Icesi y la Biblioteca Digital de la Universidad del Rosario de Bogotá, compartieron el premio al mejor repositorio institucional. Renata 2011, por fortalecer la visibilidad de la producción científica y cultural del país, a través de sus repositorios de acceso abierto.
El tema de la biblioteca digital es amplio y en próximas entregas lo iré complementando de acuerdo a la investigación que vengo realizando porque veo que aún en nuestro medio hay mucha tela de donde cortar.

Fuentes: Biblioteca Luis Angel Arango.
Ticuna, Banco de la República
Colombia. Metabiblioteca
Biblioteca Digital Icesi, Colombia
Renata, Biblioteca Digital Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

agosto 2017
L M X J V S D
« Ene    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: